Testing y el síndrome del impostor

En el mundo digital a diferencia de modelos de negocios tradicionales, tenemos una ventaja (y algunas desventajas). Una de ellas es el poder probar de forma continua.

¿Qué significa? Que podemos ser más ágiles a la hora de hacer cambios y testar los resultados de forma casi inmediata.

El año pasado (2018) escribí un post sobre validación de ideas de negocios. En el artículo les comentaba lo fácil que es crear una web, una promoción o landing page y comprobar si tenemos audiencia interesada en nuestras ideas.

Sin tener el famoso producto mínimo viable (pmv) tendríamos una base de personas interesadas que son la mejor forma de probar, si nuestras ideas tienen un encaje económico real.

Yo, que me dedico a los servicios profesionales, que es el core de mi negocio, busco de forma permanente ingresos paralelos que te permitan una escalabilidad mayor.

Todas las personas que nos dedicamos profesionalmente a tratar con servicios, sabemos lo complicado que puede ser gestionar nuestro recurso más valioso: El tiempo. Por eso mi post del mes pasado (el problema del tiempo).

En el mundo digital tenemos muchas formas de monetizar nuestros esfuerzos, pero debemos ser honestos y entender que lograrlo no es fácil, que debemos iterar de forma continua, lo que significa ser flexibles.

En marzo del 2017, publiqué un post: ¿Cuáles son los objetivos del marketing? donde hice una simplificación del proceso a una frase: «satisfacer las necesidades o deseos de una persona, a través de un producto o servicio».

¿Es malo este principio? Para nada, forma parte de las raíces del intercambio y del comercio.

Tenemos una imagen negativa del vendedor o comercial, como una especie de persona maligna, pedante y pesada, que te llama a la hora de la siesta.

Obviamente esta imagen NO coincide con la realidad. Es producto de malas prácticas de muchas empresas, que no han tenido la imaginación de crear algo diferente.

Ya he citado al menos dos veces esta frase de Zig Ziglar, de su libro: Ventas.

“Vender es una transferencia de sentimientos. Cuando crees en lo que estás vendiendo, sientes honestamente que el posible cliente será el gran ganador en la transacción, muestras una preocupación y un interés genuino en el cliente (…) ¡todo el mundo sale ganando!”

Zig Ziglar, 2011: 161

Mucha gente no se siente bien vendiendo. Lo veo mucho en eventos en la parte de networking. Profesionales increíbles con unas capacidades y experiencias asombrosas y con dudas. ¿Por qué? Ese síndrome del impostor que nos hace dudar de nuestras propias capacidades.

dudas testing
Gracias a Abnormal Species de Unsplash por la excelente fotografía

NO pasa un día donde no sienta ese síndrome.

Sé que en las charlas puedo transmitir lo contrario, una seguridad total. Pero es el fruto de un proceso continuo de «domesticar» mis propios pensamientos y creer en mis capacidades, con humildad, pero creyendo honestamente que puedo ofrecer algo de valor.

¿Tiene sentido las dudas? Claro, es lo mas normal del mundo.

Creo que me empecé a sentir mejor en este aspecto, con una entrevista que le hicieron a Joan Boluda en el excelente podcast de Membership Sites de Bicicleta.Studio cuando él habló de este síndrome y lo expuso de una manera muy clara:

El mejor por definición es uno solo. El mejor de cada campo o disciplina. Ello no significa que no hayan otros que sean buenos profesionales. Es como si llevas a tu hijo al pediatra, no asumes que será el mejor pediatra del mundo

Joan Boluda

Me pareció un enfoque muy válido e interesante. Siempre habrán personas que saben más que tú, pero eso no significa que no puedas enseñar algo de valor para otras personas, que igual no han llegado a tu mismo punto.

A esa persona (¡que debes pensar en ella!) le estás ayudando a crecer.

Si tu crees en tu producto o servicio, y no te conviertes en spam humano puedes ofrecer algo diferencial y de valor.

Claro, el reto desde mi punto de vista es no confundir el método con tu propia esencia. Un pecado que podemos detectar en algunos casos.

El marketing nos facilita una serie de pasos y metodología muy útil para alcanzar nuestros objetivos, pero debemos retornar a su esencia y pensar en dos aspectos:

  1. El problema o punto de dolor que estás solucionando
  2. El factor diferencial que te hace único y diferente al resto

Leer cualquier libro de marketing es una gozada si te gusta el tema. Los disfrutas y quieres ir a implementar todo lo aprendido, pero siempre recuerdo una cita de Bárbara Kahn:

«Los conceptos del marketing son muy sencillos de entender, lo difícil es aplicarlos correctamente»

Barbara E. Kahn

Es un camino por el que debemos continuar. Si nos equivocamos, no pasa nada, aprenderemos de ello, eso es su verdadero valor. No hay verdades absolutas.

Es un proceso continuo y nunca llegas a una meta final. Es lo más interesante, que tus objetivos irán cambiando conforme aprendas más.

En esa línea me alegra mucho anunciar el estreno de un servicio que tenía ganas de implementar (y testar) en esta web. Un servicio de reservas.

Desde ya, si tienes una web y quieres mejorar el SEO puedes reservarme una o dos horas de vídeo conferencia para que puedas perfeccionar cualquier aspecto técnico y de contenidos.

Solo tienes que escoger tu fecha, y pagar. Ofrezco además un servicio exclusivo de grabación (de forma gratuita) para que puedas consultar el vídeo más adelante, si tienes alguna duda.

Ya cuando hagas la reserva puedes poner la web y así hago un rastreo de la misma, previo a la vídeo conferencia.

De esa forma agilizamos el análisis obteniendo en tan solo una o dos horas, una serie de directrices básicas para que puedas implementar en tu site.

Como ves, es un proceso de prueba continua. 😉


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Wajari Velásquez

¿Sigues mi web?

Suscríbete y recibirás nuestra publicación mensual

Aviso legal

Felicidades. Te has suscrito y recibirás un mail para confirmar tus datos. Bienvenid@

Pin It on Pinterest